Buscar

El estilo francés, en realidad, viene de España

Aunque el estilo que se le asocia a las parisinas es vanagloriado desde hace décadas, lo cierto es que la moda francesa tiene mucho de 'made in Spain'.




Su 'allure', su 'je ne sais quoi'. El encanto que se asocia al estilo parisino y francés da para mucho, también para escribir varios manuales que se erigen como fuente de inspiración eterna, por mucho que el agua a veces esté un poco turbia por el excesivo paso de público por ella: la búsqueda del término (en inglés, claro), arroja más de 5.000 millones de resultados. Lo raro es que el manantial no se haya secado. Pero lo que el público sediento quizás desconoce, porque no es algo que las adalides del 'effortless' encantador griten a los cuatro vientos, es que la moda que visten las parisinas, en realidad, viene de España. Al menos, una buena parte de ella.


ICEX España Exportación e Inversiones ha compartido que desde enero a mayo, las exportaciones de moda que ha realizado nuestro país han crecido en un 32,1%, lo que da un acumulado de 12.607 millones de euros en ventas al exterior de productos de moda, incluidos zapatos y otros complementos. Unas cifras que concuerdan con los datos que ha recogido el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo sobre las exportaciones españolas en general: aumentan en un 24,8% en el primer semestre de 2022. De hecho, la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, sostiene que "el comercio exterior español sigue mostrando gran dinamismo, superior al de la mayoría de países de nuestro entorno. La evolución de las exportaciones españolas en el último mes de junio muestra un muy buen comportamiento que alcanza a todos los sectores".


La cuestión está en los países a los que España exporta moda, ya que el primero es, redoble de tambores, Francia. El país elevó sus compras a España un 26,2% desde enero hasta mayo, seguido por Italia y Portugal, aunque estos dos últimos países compraron más a nuestro país con respecto al período anterior (el incremento es del 28,8% y del 37,9% respectivamente). Y aunque a las firmas no les suele gustar (especialmente y a pesar de estar en la era de la transparencia) revelar cuáles son sus proveedores, hay dos ejemplos rápidos que pueden ilustrar cómo el talento español también sustenta parte del 'charm' francés. También el de las altas esferas.


Seguro que te suena la firma AZ Factory, el proyecto del ya fallecido Alber Elbaz. Lo que quizás no te suene tanto es que Pyratex, proveedor textil español especializado en fibras naturales, ha realizado proyectos con la casa francesa, que catalogaron como "una historia de amor, libertad y diversión". Se cristalizó en una serie de forros polares que están tejidos "con una mezcla de algodón orgánico y algas marinas en una estructura innovadora que es transpirable, protectora y cálida". Una apuesta arriesgada en cuestión de materiales que, sin embargo, es cada vez más demandada por parte de marcas de todo el mundo, tal y como explicó a Yo Dona Regina Polanco, su CEO y fundadora: "Muchas marcas empezaron con nosotros con colecciones cápsulas para probar el tejido, con pocas cantidades, pero es un producto que se ha recibido bien y de los que ahora siempre hay stock porque han repetido, se mantienen".


Otro taller en el que es fácil encontrar rastro francés es en el madrileño Al Dedal, que han trabajado con un buen puñado de marcas españolas pero que también han realizado colecciones para la firma Véronique Leroy. Y, por supuesto, siguiendo la línea de innovación, no se puede no mencionar a los vascos Comme des Machines, más un laboratorio de moda que un proveedor textil al uso.


Esta manufactura sostenible especializada en la impresión 3D ha hecho diferentes trabajos que no solo tienen que ver con moda, pero uno de los más destacados es el de Nina Ricci, la marca cuya diseñadora era de origen italiano pero se convirtió en una de las banderas de la moda francesa. "Los tejidos digitales se diseñan y se imprimen con el patrón deseado y sin generar residuos durante su fabricación", comentaron Comme des Machines cuando explicaron su colaboración con Nina Ricci: usaron esos tejidos digitales para confeccionar tanto bolsos como zapatos.


Pero España también importa (mucha) moda

Estas son solo algunas compañías que conforman más de las 2.000 que se pueden encontrar en el listado de empresas que exportan moda desde España, pero no es la única cara de la moneda. Es cierto que parte del estilo francés tiene su origen aquí, y que tenemos una industria que gana músculo y prestigio de una manera cada vez más ineludible... Solo que también nos nutrimos de lo que viene de fuera. Llámalo globalización.


Según los datos aportados por ICEX España Exportaciones e Inversiones, las importaciones de moda española también experimentaron un enorme crecimiento en los primeros meses del año, sobre todo en mayo, con un incremento del 60,9%. ¿Qué significa esto? Que en el acumulado del año, España compró moda al exterior por un valor de 13.474 millones de euros. Sí, compramos más moda de la que exportamos. ¿Y a dónde? A China.


Es el principal proveedor de la industria de la moda española, que durante los primeros cinco meses del año, elevó sus compras al país asiático en un 56%. Por detrás están Bangladesh, con un aumento del 45,7%, y Turquía, con un 29,6%.



Por Maria José Pérez Méndez para EL MUNDO.

12 visualizaciones0 comentarios